Claro repunte de México

2010 será un año mejor para México, con un crecimiento previsto de entre el 3% y el 5,5%, gracias al fuerte rebote de la economía de Estados Unidos, el consumo interno y la inversión.

Madrid - 04-jun-2010

En el plano económico, 2009 fue un año desastroso para México, al registrarse la mayor contracción del PIB en casi ocho décadas [-6,8%]. No obstante, 2010 será un año mejor. El FMI prevé que el PIB crezca entre el 3% y el 4%, mientras que otras previsiones más optimistas apuntan a un crecimiento de entre el 4% y el 5,5%, gracias al fuerte rebote previsto de la economía de Estados Unidos, así como al consumo interno y la inversión.

Teniendo en cuenta la fuerte dependencia de la demanda de Estados Unidos, las últimas buenas noticias sobre la economía estadounidense constituyen un indicio muy positivo, en particular para las empresas situadas en la frontera con Estados Unidos las denominadas maquiladoras, muchas de las cuales habían tenido que suspender su producción durante los últimos 18 meses. Las exportaciones han vuelto a aumentar desde el otoño de 2009.

Exportaciones mexicanas

El peso mexicano ha recuperado algo de fortaleza frente al dólar estadounidense, y actualmente es una de las monedas con mejor comportamiento en América Latina. Se espera que, en 2010, el tipo de cambio del peso respecto al dólar estadounidense se sitúe en 12,8 pesos mexicanos. A pesar de que el Banco Central está vendiendo opciones por valor de 600 millones de dólares estadounidenses, las reservas se mantienen en un nivel alto, con 95.700 millones de dólares, lo que, sumado a las previsiones de una mayor inversión exterior y a las acciones del banco central, está contribuyendo a reforzar todavía más el peso.

El tipo de interés nominal ha bajado del 8,25% en diciembre de 2008 al 4,5%, y el banco central ha ratificado su intención de mantener bajos los tipos de interés en 2010 para apoyar la recuperación. Sin embargo, la futura política monetaria dependerá sobre todo, evidentemente, del crecimiento y de la inflación, y se prevé que esta última suba más de un 5% en 2010. A pesar de los bajos tipos de interés clave, los bancos siguen mostrándose reticentes a la hora de conceder préstamos, restringiendo las opciones de financiación para las empresas y encareciendo los créditos.

Resulta difícil, en particular para las pymes, aunque también para algunas empresas grandes, acceder al crédito bancario o a nuevas líneas de crédito, o incluso renovar las existentes. En la mayoría de los casos, se incluyen cláusulas duras y se exigen garantías. Por regla general, incluso las empresas grandes y saneadas no pueden obtener crédito a un interés por debajo del 10%, y las pymes, en caso de conseguir acceder a un crédito, deberán pagar probablemente por encima del 20%. Actualmente, sólo el 23,7% de las empresas disponen de préstamos bancarios para financiar sus actividades [un 17,2% de las pymes y un 46,7% de las grandes empresas].

En los últimos 10 años, sólo 360 empresas se han declarado insolventes, de las cuales 16 en el segundo semestre de 2008, 21 en el primer semestre de 2009 y 26 en el segundo semestre de 2009. El 55% de estos expedientes corresponden a declaraciones de las propias empresas, mientras que el 45% fueron involuntarios. Una de las razones por las que se presentan tan pocos expedientes de quiebra es el tiempo que tarda el expediente inicial en convertirse en una quiebra oficial, o en ser rechazado: una media de 219 días, más de siete meses. Además, el problema no radica en las quiebras de empresas: la principal razón de los impagos en México es la morosidad prolongada, no la insolvencia.

Reformas estructurales necesarias para un crecimiento a largo plazo

Al plantearse la recuperación a corto plazo en 2010, debe tenerse presente que, en gran medida, se deberá al reabastecimiento de inventarios y, por tanto, no será sostenible a largo plazo. Así pues, Crédito y Caución prevé que el crecimiento se frene en 2010, estableciéndose en torno al 3%. Una vez dicho esto, el crecimiento a largo plazo podría mejorar si el gobierno mexicano introdujera las reformas necesarias para aumentar la competitividad y la productividad de las empresas, apoyar la demanda interna y superara las debilidades estructurales de sus finanzas públicas.

México depende mucho del sector de la energía y de la evolución del precio del petróleo, puesto que el petróleo representa cerca de una tercera parte de los ingresos fiscales del país. La falta de reformas suficientes en dicho sector, como por ejemplo la autorización para que la empresa petrolera estatal coopere con inversores extranjeros privados para llevar a cabo prospecciones conjuntas, también está generando problemas, ya que las reservas se están agotando y México no dispone de la tecnología necesaria para llevar a cabo prospecciones de petróleo en áreas offshore profundas. 

La caída empleo, la subida de los tipos de interés y, en particular, las restricciones de crédito han generado una caída de la demanda interna del 42%. En el sector de la construcción, la producción ha sufrido 18 meses de caída constante hasta finales de 2009, reduciéndose el valor de la producción generado por este sector un 5,3% interanual.  En relación con 2009, las previsiones para el sector de la construcción en 2010 son positivas, con un crecimiento previsto del 2,3%, lo que representaría un 1,2% del PIB.

La base fiscal de México es muy limitada, como también lo son los ingresos del gobierno.  El crecimiento de la economía sumergida desde finales de 2008 ha exacerbado este problema. El nuevo IVA, que se introdujo en enero, ha sido muy impopular y ya está siendo reconsiderado, porque muchos consumidores están recurriendo a la economía sumergida para evitar pagar este impuesto. 

Existe también una creciente inseguridad derivada de la lucha del gobierno contra las mafias organizadas de la droga. El narcotráfico, los secuestros, los robos y los asesinatos han aumentado en los dos últimos años, en particular en las zonas fronterizas con Estados Unidos, y constituyen un obstáculo cada vez mayor para la economía del país.

Manténgase informado.Únase a nuestra Newsletter

Esta página web usa cookies

Utilizamos cookies de terceros con finalidades analíticas (elaborar estadísticas a partir de sus hábitos de navegación), de personalización (para recordar idioma o la configuración web preferida), y de publicidad comportamental (para elaborar perfiles y ofrecerles publicidad adaptada a sus preferencias de navegación). Puede configurar ahora el uso de esta tecnología. Asimismo, puede modificar o retirar su consentimiento en cualquier momento haciendo clic en el enlace de Política de Cookies que encontrará en el pie de esta web.

Publicidad Comportamental

Las cookies de marketing se utilizan para rastrear a los visitantes en las páginas web. La intención es mostrar anuncios relevantes y atractivos para el usuario individual, y por lo tanto, más valiosos para los editores y terceros anunciantes.

Necesarias

Las cookies necesarias ayudan a hacer una página web utilizable activando funciones básicas como la navegación en la página y el acceso a áreas seguras de la página web. La página web no puede funcionar adecuadamente sin estas cookies.

Estadísticas

Las cookies estadísticas ayudan a los propietarios de páginas web a comprender cómo interactúan los visitantes con las páginas web reuniendo y proporcionando información de forma anónima.

Preferencias

Las cookies de preferencias permiten a la página web recordar información que cambia la forma en que la página se comporta o el aspecto que tiene, como su idioma preferido o la región en la que usted se encuentra.