Crecimiento económico elevado y estable en Indonesia

Al no depender excesivamente de las exportaciones, la economía indonesia parece resistir en buena medida a las incertidumbres globales provocadas por la crisis de la deuda en la zona euro.

Madrid - 16-jul-2013

El actual presidente de Indonesia es el primer presidente elegido por sufragio directo en este país. En julio de 2009, con el 60% de los votos, obtuvo una rotunda victoria para un segundo mandato. No obstante, su gabinete depende de una coalición de seis partidos. La incapacidad de la coalición para actuar con cohesión ha socavado gravemente la determinación y la capacidad de decisión de la administración y ha descarrilado la agenda de reformas inicial del presidente. Los tres principales partidos respaldan el carácter laico de la política indonesia, pero la influencia del islamismo radical en la sociedad ha aumentando progresivamente en los últimos dos años, dando lugar a episodios de intolerancia contra la secta Ahmadiyah y la minoría cristiana.

En los últimos años, la policía indonesia ha actuado de manera eficaz en la lucha contra el terrorismo. Sin embargo, pequeños grupos terroristas siguen activos, y persiste el riesgo de atentados terroristas de inspiración islámica contra complejos turísticos y representantes diplomáticos occidentales. A pesar de haber registrado importantes mejoras, Indonesia sigue siendo vulnerable al separatismo. Los problemas con los movimientos separatistas de Papúa Occidental no han desaparecido.

 

Como la economía no depende excesivamente de las exportaciones, representando el consumo interno cerca del 60% de su PIB, Indonesia ha capeado la crisis crediticia mundial de 2008-2009 relativamente bien. La economía también parece tener una gran capacidad de resistencia frente a las incertidumbres provocadas por la crisis de la deuda en la zona del euro, ya que la dependencia de las exportaciones es relativamente baja en comparación con sus vecinos del sudeste asiático.

Desde 2010, el crecimiento anual ha superado el 6%, impulsado fundamentalmente por el consumo privado y la inversión. En 2013, se prevé que la economía crezca un 6,2%. Las telecomunicaciones, la agricultura, las ventas de coches y el sector de alimentación y bebidas están a la cabeza de este crecimiento.

En febrero de 2012, el Bank Indonesia redujo el tipo de interés de referencia 25 puntos básicos, hasta el 5,75%, para apoyar la economía ante los signos de debilitamiento del crecimiento económico mundial y una tendencia a la baja de la inflación. Desde entonces el tipo de interés de referencia ha permanecido invariable. En mayo de 2013, el aumento interanual de precios de consumo ha sido del 5,5%. Tras registrar un 4,3% en 2012, se prevé que la inflación aumente un 5,7% en 2013, debido en parte al aumento previsto del precio del combustible subvencionado.

El tipo de cambio se ha estabilizado

El sector bancario indonesio es bastante reducido, el crédito concedido por el sector bancario dentro del país representa en torno a un 40% del PIB, pero ha mejorado de manera significativa en la última década. La banca pública representa solo una tercera parte del sector bancario y el porcentaje de préstamos morosos se ha reducido en los dos últimos años, hasta situarse en el 6%. No obstante, los bancos públicos siguen estando muy expuestos a las empresas públicas.

El tipo de cambio de la rupia ha sido muy volátil, y la moneda estuvo sujeta a una importante presión en 2008 y en el primer semestre de 2009, pero se ha estabilizado desde entonces, gracias a las frecuentes intervenciones del Bank Indonesia para apoyar la moneda.

El déficit presupuestario anual ha aumentado desde 2010, hasta el 2,2% del PIB en 2012, debido en gran parte a los costosos subsidios al combustible que representan más del 15% del presupuesto nacional. Estos subsidios también detraen recursos de las inversiones públicas y comprometen la sostenibilidad fiscal a largo plazo. El Ministerio de Finanzas ha declarado que el gasto en subsidios al combustible podría alcanzar los 23.000 millones de dólares en 2013, frente a los aproximadamente 20.000 millones del año pasado. Los subsidios totales para la electricidad y el combustible podrían terminar sumando unos 32.000 millones de dólares, lo que equivale al 20% del presupuesto de 2013. Anualmente, el gasto público en subvencionar el combustible supera al dedicado a los programas sociales y gastos de capital juntos.

En abril de 2013, el gobierno decidió finalmente aumentar el precio del combustible subvencionado este año, pero la decisión clave sobre cuándo y en qué cuantía todavía no se ha tomado. El presidente ha condicionado el aumento del precio de la gasolina y el diesel a la aprobación por el Parlamento de un paquete de compensación para los pobres, que se incluiría en el presupuesto revisado de 2013. Los precios del combustible son un asunto muy sensible en Indonesia, donde unos 100 millones de personas viven con 2 dólares al día o incluso menos. En abril del año pasado, el gobierno ya fracasó en un intento impopular de aumentar los precios del combustible un 33% cuando, ante las masivas protestas populares, el Parlamento rechazó la propuesta.

La falta de reformas estructurales sigue debilitando el entorno de negocios

A pesar de los buenos índices de crecimiento, sigue habiendo profundos problemas estructurales: la burocracia, la corrupción generalizada, un deficiente sistema jurídico, un mercado laboral poco flexible y unas deficientes infraestructuras siguen limitando el crecimiento. Durante su primer mandato, el presidente Yudhoyono realizó algunos progresos prometedores en sus reformas económicas, pero no así en 2012. Las reducciones de subsidios y las reformas del mercado laboral se fueron aplazando una y otra vez ante las presiones populares y la resistencia política. A pesar de las repetidas promesas de Yudhoyono de luchar contra la corrupción, esta sigue estando muy extendida tanto en la sociedad como en las empresas.

Las deficientes infraestructuras se han convertido en una de las principales barreras al crecimiento económico sostenible. En particular, las áreas rurales fuera de Java y de las principales ciudades sufren una total ausencia de infraestructuras o una congestión constante, y el gobierno no ha mostrado resolución ante la urgente necesidad de abordar los problemas de transporte. No obstante, este mes se ha iniciado en Yakarta la construcción de un sistema de transporte de cercanías. Una ley sobre compra de tierras, aprobada en diciembre de 2012, también debería acelerar el desarrollo de las infraestructuras en los próximos años.

Siguen existiendo demasiadas barreras a la inversión extranjera directa [IED], que se ve seriamente frenada por las deficiencias en materia de infraestructuras y suministro energético, por lo que no resulta sorprendente que las inversiones en capacidad de extracción de petróleo e infraestructuras sigan siendo decepcionantes. Si bien Indonesia ha realizado importantes progresos en la reforma de su sistema fiscal, el cumplimiento de las normas comerciales internacionales y el tratamiento de las licencias, para atraer más IED sigue siendo necesaria una mejora en el todavía muy deficiente entorno de negocios.

Balanza de pagos

Tras más de una década de superávit por cuenta corriente, la balanza de pagos fue deficitaria en 2012, y se prevé que el déficit persista en los próximos años, debido principalmente al aumento de las importaciones de bienes de consumo y a una mayor repatriación de dividendos a inversores extranjeros. No obstante, la deuda exterior se mantiene en niveles manejables y la liquidez es más que adecuada.

Elecciones generales en 2014

La elecciones legislativas se celebrarán en abril de 2014, y las presidenciales un par de meses después. El resultado más probable es una continuación del panorama político fragmentado y una amplia coalición de gobierno. Antes de las campañas electorales, es decir a finales de 2013 y principios de 2014, no cabe esperar reformas estructurales significativas para mejorar el entorno de negocios. La posibilidad de una mayor fragmentación del panorama político tras las elecciones de 2014, que lleve a una paralización, podría socavar las perspectivas de crecimiento económico en los próximos años.

En el contexto del Sudeste asiático, Indonesia seguirá registrando los mejores resultados económicos en 2013-2014, con unas previsiones de crecimiento del PIB por encima del 6% anual, impulsado por el consumo privado, la inversión y las exportaciones netas. La dependencia relativamente baja de Indonesia de la demanda exterior, sumada a un fuerte consumo interno, supone que una posible desaceleración del crecimiento mundial no debería afectar demasiado a este país. El aumento de los niveles de ingresos como consecuencia de años de buenos resultados económicos han contribuido a un crecimiento de la clase media en Indonesia [que se estima en más de 30 millones en un país de 242 millones de habitantes], lo que dará un nuevo impulso al gasto de consumo en el país a corto y medio plazo.

No obstante, al menos a corto plazo, Indonesia seguirá luchando ante la necesidad de reformas estructurales. Es necesario que mejoren las infraestructuras y el entorno de negocios, debe combatirse la corrupción, los subsidios deben reducirse y el mercado laboral tiene que flexibilizarse; de lo contrario el crecimiento económico seguirá manteniéndose por debajo de su potencial. Queda por ver si la actual iniciativa [impopular] de recortar las subvenciones al combustible se llevará a cabo, aliviando así el presupuesto del Estado y permitiendo más inversiones en infraestructuras. A pesar de mantener una sólida situación de solvencia y liquidez, la posición exterior de Indonesia es más vulnerable ahora debido a su déficit por cuenta corriente y a un aumento de la deuda externa del sector privado.

 

Acerca de Crédito y Caución

Crédito y Caución es el operador líder del seguro de crédito interior y a la exportación en España desde su fundación, en 1929. Con una cuota de mercado del 54%, lleva más de 80 años contribuyendo al crecimiento de las empresas, protegiéndolas de los riesgos de impago asociados a sus ventas a crédito de bienes y servicios. Desde 2008, es el operador del Grupo Atradius en España, Portugal y Brasil.

El Grupo Atradius es un operador global del seguro de crédito presente en 45 países. Con una cuota de mercado de aproximadamente el 31% del mercado mundial del seguro de crédito, tiene acceso a la información de crédito en más de 100 millones de empresas en todo el mundo y toma cerca de 20.000 decisiones diarias de límites de crédito comercial. El operador global consolida su actividad dentro del Grupo Catalana Occidente.

Manténgase informado.Únase a nuestra Newsletter

Esta página web usa cookies

Utilizamos cookies de terceros con finalidades analíticas (elaborar estadísticas a partir de sus hábitos de navegación), de personalización (para recordar idioma o la configuración web preferida), y de publicidad comportamental (para elaborar perfiles y ofrecerles publicidad adaptada a sus preferencias de navegación). Puede configurar ahora el uso de esta tecnología. Asimismo, puede modificar o retirar su consentimiento en cualquier momento haciendo clic en el enlace de Política de Cookies que encontrará en el pie de esta web.

Publicidad Comportamental

Las cookies de marketing se utilizan para rastrear a los visitantes en las páginas web. La intención es mostrar anuncios relevantes y atractivos para el usuario individual, y por lo tanto, más valiosos para los editores y terceros anunciantes.

Necesarias

Las cookies necesarias ayudan a hacer una página web utilizable activando funciones básicas como la navegación en la página y el acceso a áreas seguras de la página web. La página web no puede funcionar adecuadamente sin estas cookies.

Estadísticas

Las cookies estadísticas ayudan a los propietarios de páginas web a comprender cómo interactúan los visitantes con las páginas web reuniendo y proporcionando información de forma anónima.

Preferencias

Las cookies de preferencias permiten a la página web recordar información que cambia la forma en que la página se comporta o el aspecto que tiene, como su idioma preferido o la región en la que usted se encuentra.