Observatorio

“La globalización tal como la conocemos está condenada”

En CyC Prisma entrevistamos a Jacques Sapir, conocido globalmente por sus heterodoxia económica, su crítica a la globalización y sus opiniones sobre el futuro de la eurozona.

James Badcock
globalizacion

¿Cómo se deben afrontar los retos económicos provocados por el impacto del cambio climático, la reciente pandemia y las actuales crisis energéticas?

Estos choques tienen diferentes orígenes e implicaciones. Sin embargo, todos convergen en la exigencia de un modelo económico mucho más eficiente que el nuestro en materia energética basada en hidrocarburos, y que otorga mayor importancia a la redistribución y resiliencia de las economías nacionales. Naturalmente, la transición del modelo actual a estos modelos futuros llevará tiempo y requerirá importantes inversiones, así como cambios institucionales. Por lo tanto, se necesitan formas de planificación que garanticen los cuatro criterios que hoy parecen esenciales para este cambio: la capacidad de combinar varias acciones que se encuentran en diferentes marcos temporales; inversión significativa; cambios institucionales; y persistencia en la aplicación de las decisiones.

¿Cree que la globalización será reemplazada como el modelo dominante de pensamiento económico?

Depende de lo que entiendas por globalización. El comercio internacional seguirá siendo importante. Es un sinsentido querer volver a formas de autarquía que, además, nunca han existido realmente. La internacionalización del conocimiento continuará. Pero si por globalización entendemos considerar que la economía internacional es un todo manejado de manera apolítica, sobre la base de reglas y estándares, y que los mercados internacionales o las gigantescas empresas multinacionales reemplazarán a los Estados como fuente de decisión, sí, creo que este modelo está condenado. Lo que hemos observado en los últimos dos o tres años, y a veces trágicamente a través de la multiplicación de conflictos como los de Yemen, Ucrania o el África subsahariana, es el gran retorno de la política; en otras palabras, la distinción entre amigos y enemigos. Nociones como la soberanía económica, el endurecimiento de las cadenas de valor, su establecimiento en países amigos, y la reindustrialización percibida como un imperativo existencial son productos de este retorno a la política. Puede, además, provocar una redemocratización del mundo. De hecho, una crítica que podría hacerse a la globalización es que condujo a una desconexión entre los ciudadanos y las decisiones decisivas para su futuro. De hecho, la globalización condujo a la superposición de sistemas de reglas y ejes de decisión que ya no eran responsables ante el electorado. Esto ha provocado oleadas de reacciones populistas, desde los chalecos amarillos en Francia hasta la elección de Donald Trump en Estados Unidos. Una continuación de la globalización implicaría que estos movimientos, o sus herederos, sean cada vez más numerosos, extendidos y fuertes.

 

Ha reclamado la vuelta a una economía planificada en Francia para afrontar retos como la reindustrialización y la transición energética. ¿Se convertirá esto en una tendencia?

No sé si esto se convertirá en tendencia. Pero sé que es una necesidad si no queremos quedarnos estancados en el viejo modelo. Observo que esta planificación se practica, de facto y de iure, en varios países cuya influencia es hoy considerable, como China pero también, más discretamente, India. También observo que en el caso de Francia, nos contentamos con palabras y no con acciones.

 

¿Quién ha ganado y quién ha perdido con la adopción del euro?

Con el euro, está claro que países como Alemania y Países Bajos han triunfado, o han ganado mucho con él. Perdieron países como España, Italia, Francia y Grecia. Los estudios, incluidos los realizados por los centros de investigación proeuro, así lo han demostrado. Pero, en realidad, la cuestión de quién ganó o quién perdió recorre todas las sociedades de los países que han adoptado el euro. Son las clases sociales altas, aquellas que tienden a internacionalizarse y que obtienen sus ingresos de los flujos internacionales, ya sea a través de las finanzas o la información, las que más han ganado. Por otro lado, son las clases más desfavorecidas, aquellas cuyos ingresos siguen vinculados a actividades territorializadas y potencialmente deslocalizables, las que más han sufrido.

 

¿Cómo puede la Unión Europea corregir los desequilibrios estructurales que usted describe?

Muy claramente, la Unión Europea no puede arreglar los desequilibrios sistémicos que produce el euro. Esto requeriría tomar una gran parte del PIB de países como Alemania y Países Bajos, lo que en la práctica es imposible. La única solución real es la disolución del euro.

 

¿Cuál es el mejor resultado posible de la guerra en Ucrania provocada por la invasión de Rusia?

Hay que decirlo claramente: no hay ni habrá una buena solución a este conflicto. No se volverá a la situación anterior y los cambios que ha provocado esta guerra son irreversibles. Una derrota militar limitada para Ucrania, pero que impida a Rusia arrollar a ese país, parece la menos mala de todas las soluciones. Ucrania perdería territorios, a los que a menudo ha prestado poca atención, como Crimea, pero mantendría su gobierno. Las formas de desmilitarización son negociables, al igual que el compromiso de Ucrania de mantener su neutralidad. Sería una situación idéntica a la de Finlandia en 1948. Después de eso, uno puede imaginar una solución al estilo coreano: no hay paz sino un alto el fuego con una línea de demarcación correspondiente a la línea del frente y zonas desmilitarizadas de ambos lados. Sin embargo, el riesgo de inestabilidad a largo plazo sería significativo. La peor situación sería aquella en la que el ejército ucraniano comienza a desmoronarse, lo que significa que algunos países de la OTAN, Polonia en particular, podrían verse tentados a intervenir y la confrontación implícita entre Rusia y la OTAN se haría explícita.

 

¿Cuáles son algunas de las principales consecuencias del conflicto para la economía mundial?

Por un lado, ha provocado que la economía mundial se haya dividido en dos. Podemos ver claramente que alrededor de Rusia, China e India ahora se agrupa un número creciente de países. Basta con mirar a todos los que quieren unirse al grupo de los BRICS. Pero, más allá de eso, lo que más preocupa es el retorno a la mentalidad de la llamada Guerra Fría. Esta mentalidad, con su procesión de sanciones económicas y contrasanciones, prohibición de comercio con ciertos países, ha socavado gran parte del comercio internacional.

 

Crédito y Caución ofrece a sus clientes seguros para sus operaciones comerciales. ¿Qué importancia tiene este tipo de red de seguridad para las empresas en el mundo actual?

Evidentemente, la cuestión de la evaluación del riesgo político se volverá cada vez más compleja con la fragmentación de la economía mundial en bloques que, si no son abiertamente antagónicos, sí son enfrentados. Las empresas industriales, financieras y comerciales tendrán cada vez más dificultades para trabajar con el resto del mundo en estas condiciones. Necesitarán servicios de seguros, pero el costo de estos aumentará para igualar el nivel de riesgo político, y esto afectará los costos operativos.

Otros posts que te pueden interesar

Manténgase informado.Únase a nuestra Newsletter

Esta página web usa cookies

Utilizamos cookies de terceros con finalidades analíticas (elaborar estadísticas a partir de sus hábitos de navegación), de personalización (para recordar idioma o la configuración web preferida), y de publicidad comportamental (para elaborar perfiles y ofrecerles publicidad adaptada a sus preferencias de navegación). Puede configurar ahora el uso de esta tecnología. Asimismo, puede modificar o retirar su consentimiento en cualquier momento haciendo clic en el enlace de Política de Cookies que encontrará en el pie de esta web.

Publicidad Comportamental

Las cookies de marketing se utilizan para rastrear a los visitantes en las páginas web. La intención es mostrar anuncios relevantes y atractivos para el usuario individual, y por lo tanto, más valiosos para los editores y terceros anunciantes.

Necesarias

Las cookies necesarias ayudan a hacer una página web utilizable activando funciones básicas como la navegación en la página y el acceso a áreas seguras de la página web. La página web no puede funcionar adecuadamente sin estas cookies.

Estadísticas

Las cookies estadísticas ayudan a los propietarios de páginas web a comprender cómo interactúan los visitantes con las páginas web reuniendo y proporcionando información de forma anónima.

Preferencias

Las cookies de preferencias permiten a la página web recordar información que cambia la forma en que la página se comporta o el aspecto que tiene, como su idioma preferido o la región en la que usted se encuentra.

Cookies de mapa

Las cookies de mapa permiten a la página guardar información sobre las selecciones en el mapa