El dinero crece en el campo de fútbol

Palcos vip y hoteles de cinco estrellas, tiendas de lujo y museos, salas de apuestas y restaurantes... Los estadios multiusos se transforman en monumentales cajas registradoras.
Madrid - 14-ene.-2015

  

Los estadios encarnan un nuevo modelo de negocio: para no dejarlos improductivos en los largos días sin balón se transforman en complejos multiusos que optimizan recursos.

  

Camp Nou, Barcelona, España

El coliseo azulgrana se desbordará a sí mismo por los alrededores en el llamado Espai Barça, que incluye la ampliación del aforo a 105.000 personas —los directivos ya hablan de La Bombonera culé, en referencia a la estructura vertical de la mítica cancha del Boca Juniors— y un complejo urbanístico-deportivo de unas dimensiones sin precedentes en el centro de una ciudad, con un Palau y un Mini Palau a la vera del Camp Nou, además de un nuevo centro comercial con pista de hielo. El nuevo tercer anillo de la gradería acogerá parte de la oferta gastronómica, con un gran restaurante de 340 m2 cerca de una sala multiusos de unos 4.000 m2.

Nuevo Wembley, Londres, Reino Unido

Se construyó como un icono turístico, con un gran arco iluminado con el que Norman Foster quiso modificar el skyline londinense. No sólo pensó en los Juegos Olímpicos sino también en la rentabilidad de su concepto multiusos. Lo mismo juega la selección inglesa de fútbol que acoge encuentros internacionales de rugby, de fútbol americano o conciertos masivos —Oasis, Madonna, Metallica, etcétera—. Es un gran centro de ocio con 688 puestos de bebida, 34 bares, 8 restaurantes, 47 tiendas y... ¡2.618 aseos! Hasta ahora es el recinto con cubierta retráctil más grande del mundo.

Moses Mabhida, Durban, Sudáfrica

El complejo del estadio, rodeado por un gran parque recreativo que ya es emblemático en la ciudad, incorpora, además de instalaciones futboleras, gimnasios, restaurantes y una zona de shopping con multitiendas. Su graderío puede modificarse para ampliar o reducir aforo según la necesidad de cada evento. Y hasta el gran arco central —104 m de altura— que corona el recinto aporta a las arcas con dos actividades hasta ahora inéditas en una cancha de fútbol: las vistas panorámicas desde la cabina que trepa a su cima, como una especie de funicular, y el puenting para nativos y turistas.

Santiago Bernabéu, Madrid, España

Si supera algunos escollos de las normas urbanísticas, incluida la paralización cautelar del proyecto por parte de la Unión Europea, el Real Madrid invertiría unos 400 millones de euros con un modelo de gestión inspirado en el neoyorquino Madison Square Garden. Incluirá un centro comercial de lujo, un hotel cuyas suites serán palcos VIP integrados, restaurantes, salas de apuestas, eventos culturales bajo la cubierta retráctil más rápida del oeste —menos de 15 minutos— y campañas comerciales proyectadas en la pantalla interior de 360º y en la piel inteligente del exterior.

Manténgase informado.Únase a nuestra Newsletter