María Muñoz Vidal

Directora comercial de MyInvestor

"La cultura financiera ha empezado a tener importancia para el inversor de este país"

"El seguro de crédito está jugando un papel fundamental como dinamizador del comercio entre empresas, aporta confianza"

Por Javier Labiano

“La cultura financiera ha empezado a tener importancia para el inversor de este país”. María Muñoz, asesora financiera de AndBank Private Bankers, desvela las claves y los retos de los analistas de inversiones en el contexto internacional actual. Entrevista realizada por Javier Labiano.

¿Cómo han evolucionado los clientes de banca personal y privada en España durante la crisis?

Los clientes han tenido que aprender, y mucho, sobre economía y finanzas. La cultura financiera ha empezado a tener importancia para el inversor de este país y, aunque aún estamos muy lejos, creo que poco a poco conseguiremos que la gente cuente con una cierta formación básica. Me gusta recordar siempre que esta crisis, entre otras cosas, también ha sido una crisis de confianza. El cliente confió en su entidad de toda la vida, en el director de toda la vida y en "el chico/a" que siempre le atendía tan amablemente... Un día se dieron cuenta de que las personas y entidades en las que habían confiado sus ahorros e inversiones no les habían contado toda la verdad.

Y en este sentido, ¿para qué ha servido la crisis?

La crisis ha servido para que el ahorrador/inversor se haya tenido que responsabilizar de su patrimonio, que lo de tener a alguien que en última instancia respondiera y asumiera las consecuencias de inversiones fallidas ya no iba a ser tan fácil. El cliente debe ocuparse y preocuparse, como ser responsable que es, de su dinero; entender los productos en los que invierte y asumir los riesgos que estos pueden llevar aparejados.

Considero que esto es un paso muy importante que han dado los clientes de la banca en nuestro país. Inversores que, en ese proceso de ir responsabilizándose de lo que es su patrimonio, se han acercado a la banca especializada (personal o privada) en busca de asesoramiento independiente y de calidad para obtener otras opiniones fuera de "las de siempre", con un fin: formarse su propia opinión y poder decidir en consecuencia, responsabilizándose así del futuro de sus inversiones.

¿Qué es lo primero que se plantea un analista de inversiones cuando asesora a un nuevo cliente?

Como si de una regla de física se tratara, uno no puede empezar a asesorar a un nuevo cliente sin conocer cuatro variables. Y esto es así siempre. La primera variable es el horizonte temporal de la inversión: ¿cuánto tiempo puede estar ese dinero invertido?, ¿a largo plazo porque es un ahorro para la jubilación o a corto plazo porque lo necesito para pagar la entrada de mi nueva casa el año que viene?

La segunda variable es la necesidad de liquidez. Hay productos financieros que no son muy líquidos, que si el cliente tuviera necesidad de rescatarlo para afrontar un gasto corriente no podría, o lo haría asumiendo el riesgo de perder dinero. Esto suele suceder con productos garantizados o pensados para un vencimiento concreto. La tercera variable es la aversión al riesgo. ¿Cuánto puede soportar el corazón o el estómago de un inversor?, ¿va a quitarle el sueño una caída del 15% en los mercados como la última que hemos vivido el pasado mes de diciembre? Y la cuarta es la rentabilidad: ¿cuánto quiere ganar?

Las dos primeras variables están muy solapadas entre sí, pero pudiera darse el caso de que, aún teniendo un horizonte temporal muy largo, un cliente requiriera en un momento dado afrontar una serie de gastos y necesitara liquidez. Y las dos segundas, conocidas como binomio rentabilidad-riesgo, son la clave. Todo el mundo quiere ganar lo máximo y nunca perder nada. El cliente se olvida muy fácilmente de que el 'no-riesgo' paga muy poco, y que si quieres obtener una rentabilidad superior a lo que ofrece el activo libre de riesgo (tradicionalmente el bund alemán o el treasury norteamericano)  tienes que correr riesgos. A mayor rentabilidad buscada, mayor riesgo asumido.

Usted utiliza frecuentemente las tecnologías en su trabajo diario y tiene gran éxito en twitter, ¿Cómo están influyendo los nuevos desarrollos tecnológicos en el panorama inversor?

Para mí de forma muy positiva. Los mercados se mueven muy rápido y los que trabajamos en ellos hemos encontrado en las redes sociales (sobre todo en twitter) la herramienta que se mueve a la misma velocidad. Puedes informarte al segundo de lo que ocurre. Conocer la declaración de un organismo, institución o personalidad que sabes que va a tener su incidencia directa en el mercado y en las decisiones de inversión, a la vez que se está produciendo. Las inversiones necesitan de información y de toma de decisiones rápidas, y el desarrollo tecnológico sacia estas dos necesidades.

¿Qué sentimientos mueven más a los mercados, el miedo o la codicia?

El mercado es miedo y codicia por igual. Unas veces le mueve más el miedo y otras la codicia. Hay que saber leer estos sentimientos, ya que la regla de la lógica nos enseña que cuando domina el miedo nos encontramos ante una oportunidad de compra; el miedo es el anticipo de una racha alcista y positiva en los mercados. Es el momento de ser valiente. Por contra, cuando todo el mundo compra, sin fijarse en lo que compra ni al precio al que lo compra, es decir, cuando el sentimiento que mueve al mercado es el de la codicia, deberíamos pensar en salir corriendo. Cuando domina la codicia, más pronto o más tarde el mercado va a caer, corregir los excesos y porque se va a producir una recogida de beneficios.

No todo el mundo entiende esto y solemos cometer el error de comprar cuando el mercado sube y vender cuando cae. Un buen inversor debe ser valiente y hacerlo al revés, como dice Warren Buffet "hay que comprar cuando todo el mundo vende y vender cuando todo el mundo compra". Y ¿cómo saber qué sentimiento mueve al mercado en cada momento? Para mí es clave el cuenta-revoluciones de CNN Money, el Índice Fear&Greed que encontramos en este link actualizado a diario: http://money.cnn.com/data/fear-and-greed/

Haciéndome eco de un reciente tweet suyo, le tengo que preguntar cuáles son los mayores riesgos económicos para 2015…

Quizá tendremos que estar más atentos a los riesgos geopolíticos que a los económicos en 2015. La batalla por lo precios del crudo y la competencia con las nuevas energías. Las consecuencias que puede tener esto en economías altamente dependientes del petróleo como Venezuela y Rusia. Además, Rusia y su aislamiento de Occidente, con su crisis abierta con Ucrania y la devaluación de su moneda. Tendremos también un año electoral muy interesante, cita con las urnas en Francia y España, cada día más cerca el adelanto electoral en Grecia y ya vemos como está el panorama político: auge de partidos populistas y anti-europeos que hacen crecer la inestabilidad en la Zona Euro.

Sumemos a este coctel la acción de los bancos centrales. Desde la Reserva Federal y su primera subida de tipos, pasando por el Banco Central Europeo y si tomará o no la decisión de actuar contra el bajo crecimiento y la baja inflación existentes en la Euro Zona, el Banco de Inglaterra con la continuación de sus políticas expansivas, hasta el Banco de Japón y las políticas de Shinzo Abe para tratar de relanzar su aletargada economía. Por último tendremos a China, sí, siempre China.

¿Qué sabe del seguro de crédito y del papel que está jugando en esta crisis?

Está jugando un papel fundamental como dinamizador del comercio entre empresas. Aporta confianza. Una empresa que cuenta con estos seguros puede cerrar operaciones con clientes que apenas conoce, porque la aseguradora aporta el análisis de los niveles de crédito comercial que se pueden asumir y los garantiza.

Esta página web usa cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.

Publicidad Comportamental

Las cookies de marketing se utilizan para rastrear a los visitantes en las páginas web. La intención es mostrar anuncios relevantes y atractivos para el usuario individual, y por lo tanto, más valiosos para los editores y terceros anunciantes.

Necesarias

Las cookies necesarias ayudan a hacer una página web utilizable activando funciones básicas como la navegación en la página y el acceso a áreas seguras de la página web. La página web no puede funcionar adecuadamente sin estas cookies.

Estadísticas

Las cookies estadísticas ayudan a los propietarios de páginas web a comprender cómo interactúan los visitantes con las páginas web reuniendo y proporcionando información de forma anónima.

Preferencias

Las cookies de preferencias permiten a la página web recordar información que cambia la forma en que la página se comporta o el aspecto que tiene, como su idioma preferido o la región en la que usted se encuentra.